La introducción de la responsabilidad penal de la Persona Jurídica en la reforma del Código Penal del año 2010 (L.O. 5/2010) puso de relevancia la creciente importancia que la legislación está adquiriendo en el ámbito empresarial español.

El nuevo Código Penal, que entró en vigor el 1 de julio de 2015 contempla importantes novedades:

  • Reconocimiento expreso como circunstancia eximente, y no solo atenuante, para un modelo de prevención adecuado.
  • Nuevos delitos contra el representante legal o administrador, de hecho o de derecho, de cualquier persona jurídica o empresa, por el incumplimiento del deber de vigilancia y control, pudiendo ser sancionado con prisión o multa e inhabilitación para el ejercicio de la industria o comercio.

A pesar de que existen circunstancias eximentes, un modelo que se vende con este precepto es de por si defectuoso. Se sabe que es mejor prevenir que curar, y nuestros consultores expertos, cumplimentado con abogados especialistas pueden ayudar a su organización a implementar un modelo de prevención de delitos a la medida de sus necesidades, y definirá mecanismos conjuntas para mantener el modelo actualizado y al día, que es dónde realmente reside el valor añadido.

  • Establecer políticas y procedimientos preventivos y defectivos de las conductas criminales, para reducir de forma razonable la probabilidad de este tipo de comportamientos.
  • Establecer una estructura de seguimiento de dichas herramientas.
  • Comunicar y poner a disposición de los integrantes de la organización los citados instrumentos.
  • Evaluar periódicamente la eficacia del modelo adoptado.
  • Adoptar un protocolo anónimo y confidencial para canalizar denuncias o solicitar información en relación con conductas impropias.

penales